Muchos clientes me suelen plantear la misma pregunta: ¿Usar o no usar clicker en el adiestramiento de los perros? Seguro que más de uno de vosotros se habrá planteado lo mismo a la hora de empezar a enseñar a su mascota a que se siente o a que aprenda alguna habilidad. Pero, para los poco entendidos en el tema, empecemos por el principio: ¿qué es un clicker?

Técnicamente, es un reforzador condicionado o lo que es lo mismo, un estímulo neutro, sin ningún significado o valor a priori para el perro (en este caso un sonido: click) que al presentarse repetidamente junto a un reforzador primario: premio (generalmente comida) adquiere el mismo valor reforzador de ese premio. Por tanto, si damos repetidamente a nuestro perro un trozo de comida y, previamente, hacemos sonar el click; cuando hayamos repetido esto suficientemente, el clicker estará “cargado”, es decir, tendrá el mismo valor reforzador que la comida y, por tanto, puede servirnos para reforzar conductas.


Una de las características que hacen tan atractivo el uso del clicker es la posibilidad de “capturar” conductas que, con otras técnicas de adiestramiento, serían complicadas de enseñar. Por ejemplo, si queremos que un perro haga te de la pata es relativamente sencillo enseñarlo con un clicker: ponemos comida en la mano cerrada y cuando el perro toque con la pata con la mano, clickeamos; la conducta quedaría reforzada intentando el perro repetir la conducta para conseguir el premio. Repetimos la acción hasta que el animal fije la conducta o la realice como nosotros queramos. Hacer esto mediante el guiado con comida o luring resultaría más complicado.

En nuestra siguiente entrada al blog os enseñaremos como cargar el clicker, una herramienta muy útil para la educación canina, adiestramiento canino, habilidades caninas y deportes caninos.

Atentamente, Centro Canino Cococan.